Jugar puede ser perjudicial

Jugar puede ser perjudicial


El ser humano juega casi desde que nace, el juego forma parte del aprendizaje, es divertido y creativo, además hace que los niños desarrollen capacidades personales, contribuyendo a la sociabilización del individuo y a ocupar el tiempo dedicado al ocio. A medida que crecemos, el juego no nos abandona, pero corremos el riesgo de pasar una frontera, la que lleva a las apuestas,  tipo de juego exclusivo de la especie humana que puede conducir a una grave adicción, con importantes repercusiones negativas para el individuo, tanto de tipo económico como familiar y profesional.


Fases de la adicción al juego

La ludopatía o juego patológico está considerada una enfermedad emparentada con otras adicciones, como la adicción al alcohol o las drogas. Lo importante no es tanto la cantidad que se juega, sino el hecho de que se gaste todo el dinero disponible y la persona no pueda parar de jugar por iniciativa propia.
El proceso se desarrolla poco a poco siguiendo unas fases definidas:

*Fase 1ª.  Ganar y continuar. En este periodo el jugador hace apuestas en tragaperras, bingos o casinos de forma puntual, suele ganar, lo cual refuerza su comportamiento, aumentado el montante de las apuestas y dedicando cada vez más tiempo a esta afición. El individuo se muestra optimista y no puede parar de jugar.

* Fase 2ª. Perder y seguir. Se producen perdidas de dinero cada vez más cuantiosas, lo que conduce a apuestas mayores y más frecuentes, para intentar compensar el dinero perdido. Se miente a familiares y amigos con la finalidad de ocultar la verdad. La situación laboral comienza a deteriorarse, el sujeto pide prestamos, no puede pagar las deudas que va adquiriendo, su reputación se deteriora y cambia de caracter, mostrándose cada vez más irritable, con problemas de ansiedad, insomnio y bajo rendimiento laboral.

* Fase 3º. Deterioro general. La situación se deteriora progresivamente, el individuo solo piensa en jugar, pierde su empleo, abusa de alcohol y otras sustancias en un intento de evadirse de la realidad. Siente remordimientos por su conducta, se desconecta de la familia y amigos, comete actos ilegales para conseguir dinero de cualquier forma. Finalmente entra en una situación de total deterioro con perdida de familia, negligencia, abandono y complicaciones judiciales graves. Si no se pone remedio, el resultado es trágico para la persona afectada.


Conteste a las siguientes preguntas

*¿ Ha tenido alguna vez problemas con el juego?

*¿ Se ha sentido en alguna ocasión culpable por jugar, o por las consecuencias ?

*¿ Ha intentado alguna vez dejar de jugar y no lo ha conseguido ?

*¿ En alguna ocasión ha utilizado dinero destinado a la casa para jugar o pagar deudas derivadas del juego ?


Si responde afirmativamente a dos o más preguntas, es muy probable que el juego constituya para usted un serio problema

 

 

Referencias

* Federacion Española de Jugadores de Azar Rehabilitados. Consultado el 26 de marzo de 2014.

* Jugando a perder. La ludopatía.  Gobierno Vasco, Departamento de Sanidad. Guías de educación sanitaria. Consultado el 26 de marzo de 2014.