Medidas para la hipertensión

Medidas para la hipertensión

Se considera que existe hipertensión arterial cuando de forma mantenida, la presión arterial sistólica o máxima es igual o superior a 140 mm de mercurio, o bien cuando la presión arterial diastólica o mínima es igual o superior a los 90 mm de mercurio. La hipertensión generalmente no provoca síntomas, pero aumenta considerablemente el riesgo de presentar accidente cerebrovascular e infarto agudo de miocardio. Existen diferentes medidas no basadas en fármacos que se han mostrado eficaces para controlarla, si bien solo se consiguen en general descensos ligeros.

 *Disminuir el consumo de sal común. La sal común o cloruro sódico es necesaria para nuestro organismo en pequeñas cantidades, sin embargo la dieta actual aporta por termino medio mucha más sal de la que necesitamos. La restricción de sal en la alimentación se ha demostrado efectiva para disminuir la presión arterial de las personas hipertensas, si bien su efecto es modesto. La estrategia recomendada consiste en no utilizar el salero en la mesa, emplear poca sal en la preparación de los alimentos, y sobre todo evitar los alimentos salados, escogiendo siempre que sea posible productos alimenticios bajos en sal. Afortunadamente cada vez existen a nuestra disposición mayor número de productos con contenido reducido en cloruro sódico. Debe prestarse mucha atención a lo que se llama “sal invisible”, es decir la que está presente en los alimentos transformados, como aperitivos salados, queso, embutidos, conservas e incluso alimentos dulces como galletas y bollería.

* Ejercicio físico. La practica regular de ejercicio fisico consigue una disminución significativa de la presión arterial. La intensidad del mismo debe ser progresiva y supervisada para evitar posibles complicaciones. El objetivo final sería una sesión de 45 minutos al día 5 dias a la semana de marcha,  carrera, natación o ciclismo, de intensidad variable, dependiendo de la condición física personal.

* Perdida de peso.  Los estudios realizados han demostrado sin lugar a dudas que la disminución del peso corporal en personas con sobrepeso u obesidad, baja levemente las cifras de presión arterial y contribuye a disminuir la dosis y cantidad de medicamentos necesarios para tratarla. Por termino medio el descenso de 1 kg de peso baja la presión arterial 1 mm de Hg. Se estima que pueden lograrse reducciones de unos 3 mm de hg disminuyendo el peso corporal entre el 4% y el 8 %.

* Consumo de café. Contrariamente a la creencia general, no se ha demostrado relación entre el consumo crónico de café, hasta 4 tazas al día, e hipertensión arterial, probablemente por la tolerancia a la cafeína que se produce cuando se ingiere esta sustancia de forma continuada. Sin embargo si se han observado elevaciones transitorias de la presión arterial en aquellas personas que nunca consumen café y lo toman de forma puntual u ocasional,  también subidas mantenidas si se toman 5 o más tazas al dia en promedio. Por ello el consejo aceptado en los estudios que evalúan este tema en profundidad, es limitar la cantidad de productos con cafeína que se ingieren a lo largo del dia, teniendo en cuenta el café, te, chocolate, bebidas de cola y bebidas energéticas u otros refrescos que también contienen cafeína.

* Menos alcohol. La disminución del consumo de alcohol en personas hipertensas bebedores moderados /excesivos (30 – 60 gramos de alcohol día) logra un descenso de la presion arterial sistolica de alrededor de 4 mm de hg y de alrededor de 3 mm de hg en la presión arterial diastólica. No es necesaria la abstinencia completa.

  Otras recomendaciones

* Dejar de fumar. Se recomienda que las personas afectas de hipertensión arterial y fumadoras, abandonen lo antes posible este hábito. El tabaco es un importante factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, igual que la hipertensión. Dejar de fumar es probablemente la medida más eficaz que pueden tomar las personas afectas de hipertension arterial para disminuir el riesgo de complicaciones vasculares, como el infarto agudo de miocardio.

* Consumir diariamente frutas y verduras. Se ha comprobado en varios estudios, que consumir todos los días varias raciones de fruta y verdura constituye una estrategia eficaz para disminuir la presión arterial. Por ejemplo una pieza de fruta en cada comida y una ensalda o algo de verdura acompañando a las 2 comidas principales.

Referencias:

* Sal e hipertensión. Francisco M. Adán Gil. Fundación HTA, 2013.

* Guía de practica clínica sobre hipertensión arterial. Osakidetza, Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco, 2007.

* National Institute for Health and Clinical Excellence. Guía NICE hipertensión, 2011.